Mayhem: la banda y la macabra historia de sus miembros | Proyecto Ambulante
mayhem

Mayhem: la banda y la macabra historia de sus miembros

Mayhem ue fundada en 1984 por su guitarrista Oystein Aarseth, al que acompañarían en su época más oscura el guitarrista Euronymous, el bajista Necrobutcher y el famoso vocalista Per Yngve Ohlin, Dead, haciéndose llamar así por su extraña atracción a la muerte y el suicidio.

El grupo noruego de black metal tomaría una esencia muy distinta después de la llegada del peculiar vocalista sueco. Ver a Dead en el escenario era todo un espectáculo, pues su maquillaje de cadaver reforzaba la simbología satánica de la Mayhem.

Mientras Dead cantaba, cortándose y autolesionándose si era necesario, desfilaban cabezas de ovejas y monos empaladas que, en su momento, ocasionaron accidentes terribles, haciendo llegar a los fans al hospital con problemas tales como fracturas de cráneo.

El comportamiento del vocalista de Mayhem era salvaje. En una ocasión incluso apuñaló al guitarrista de la banda no se sabe si como parte del número o con intenciones de quitarle la vida.

Mayhem y Dead, juntos hasta la muerte

El joven Dead había tenido en su juventud  una experiencia bastante particular con la muerte después de permanecer muerto durante unos minutos y ser reanimado luego por los médicos.

concierto de Mayhem
Eggybirdderivative work: –blurpeace / CC BY

Desde su niñez, Per Yngve Ohlin tuvo un comportamiento depresivo y para nada le gustaba compartir con otros niños de manera que permanecía callado y apartado.

Su adolescencia no fue nada diferente. Se inclinó por la música pesada como Motorhead y Venom, lo que le animó a formar su propia banda en 1986 con el nombre de Morbid, proyecto que desechó tras no tener éxito.

Al poco tiempo de esto, encontró su lugar en Mayhem, grupo que lo aceptó en parte gracias a su inigualable estilo para presentar sus demos, enviándo un ratón crucificado y una carta.

Para 1988, Dead se convertiría en el vocalista del grupo, alcanzando una gran fama gracias su peculiar estilo musical.

El cantante disfrutaba mucho de los tiempos que pasaba aislado de todos y los aprovechaba para escribir todas las letras de la banda.

Inclusive, acostumbraba a desenterrar cadáveres con la intención de sentirse más próximo a la muerte y en cada una de sus presentaciones, olía un ratón o aves muertas que llevaba en una bolsa que cargaba consigo antes de salir al escenario.

Mayhem había caído ya en la oscuridad y, claro, no todos sus fans y músicos eran satanistas. Pero el grupo era un ícono de ese estilo y era fácil para los seguidores del black metal quedar cautivados.

La banda continuaba vendiendo álbumes gracias a líderes oscuros que pensaban como ellos lo hacían. Los fans caían en sus juegos de delirios peligrosos sin darse cuenta que apoyaban la mente suicida y criminal de su vocalista.

Sin duda alguna, Dead tenía un comportamiento excéntrico y macabro. No solo se maquillába de blanco y negro para parecer un muerto, sino que también enterraba su ropa durante los días previos al concierto para que se impregnara con olor a tierra.

Para el resto de la banda, Dead era un desconocido. Pocos podían compartir sus aficiones y si algo hacían, era fastidiarlo. Solía pedir que lo enterraran para adquirir una palidez total en su cuerpo, pues, para él vivir no era ningún disfrute.

No había familiares ni amigos que se preocuparan por él. Hablaban de su manera rara de ser, sobre si estaba demente o deprimido, pero nadie lo ayudaba. Algunos se tomaron la licencia y diagnosticaron a Dead con el síndrome de Cotard, creado a partir de un trauma de la infancia.

El resto del grupo que componía la banda Mayhem lo consideraban difícil de tener cerca. Tenía ideas extrañas y ningún sentido del humor, por lo menos no uno que congeniara con el de ellos.

La mutilación de su cuerpo en soledad o en presencia de compañeros era bastante recurrente. Llegaba, incluso, a dejar de comer para verse más débil y pálido y afirmar que por sus venas corría sangre helada.

Cada vez sus presentaciones se hacían más y más oscuras y lúgubres. A diario buscaba una razón para perder la vida y atentaba contra ella de miles de formas.

No se sabe si para apoyar el estilo de vida de su vocalista o si se identificaban con él, la banda decidió vivir en una casa de campo alejados de todo el mundo.

Pero lo que realmente sucedió fue que, en lugar de fortalecerse la amistad, Mayhem se separaba a causa de los conflictos interminables entre sus integrantes.

Al guitarrista Euronymous le fascinaba molestar a Dead, haciendo sonar el teclado con rudeza, sobre todo durante la noche y accionando su escopeta contra el techo para asustarlo.

En ocasiones, tanto era el nivel de estrés, que Dead decidía escapar al bosque y dormir en la intemperie. Euronymous, a pesar de que no sentía fascinación por morir, contaba con una adicción para hacer amistades tóxicas. Puede que esta fuera la razón por la que contrató a Dead en un principio.

El macabro final de Dead

El 8 de abril de 1991, con tan solo 21 años y después de varios intentos por arrebatarse la vida, Dead consiguió lo que tanto añoraba.

Mayhem en concierto
Eggybird / CC BY

Corrió al bosque, se infringió varios cortes en sus brazos y cuello y se sentó a esperar la muerte, pero al ver que no moría corrió a la casa, tomó la escopeta y se disparó en la cabeza.

El primero en encontrarlo fue el guitarrista que tanto lo molestaba, Euronymous. Había sangre por doquier y una nota de suicidio donde se disculpaba por haberse disparado en casa e indicando dónde se encontraban las letras de las nuevas canciones y algo de dinero.

La escena de su muerte fue inmortalizada por Euronymous, el guitarrista: salió a prisa a comprar una cámara y con ella fotografió el cuerpo inerte de Dead. Inclusive, manipuló la escena para conseguir un mejor ángulo para sus fotografías.

Las fotos fueron utilizadas para la portada del álbum que saldría próximamente Dawn of the Black Heart. Tras esta acción de Euronymous, el bajista Necrobutcher, decide renunciar definitivamente a la banda.

Dos años después de esta trágica muerte que parecía tan normal a los ojos del resto de la banda, el guitarrista Euronymous tomó partes del cráneo de Dead y lo dio a algunos músicos que consideró dignos de tenerlo.

La muerte de Euronymous y la disolución de Mayhem

Lo cierto era que, después de tanto alboroto, había que contratar a un nuevo bajista, y de hecho Euronymous consiguió a uno muy talentoso llamado Varg Vikernes que ya era bastante reconocido por quemar iglesias.

Solo con conocer este expediente, Euronymous se sintió encantado. Así que, no solo lo contrató como bajista, sino también se unió al movimiento de quemar iglesias en su tiempo libre.

Quizá el choque de personalidades causó que a los pocos meses estos fuesen insoportables el uno para el otro. Llegando Euronymous a amenazar al muchacho con torturarlo y grabarlo mientras lo mataba.

El día antes de estrenarse el nuevo álbum De mysteriis dom sathanas, Euronymous visitó al nuevo bajista en su apartamento para tratar asuntos contractuales.

Tal vez su visita no era otra que buscar una discusión con Vikernes, puesto que ese mismo día la visita a ese apartamento terminó en tragedia.

Después de que Euronymous golpeara fuertemente en el pecho a Vikernes este le propinó 23 puñaladas que le arrebataron la vida. Por última vez, Mayhem manchara su nombre con sangre y en 1993 se desintegra.

El mito que marcó una era

Con el tiempo, se ha podido ver en la película Lord of Chaos la representación de todo lo que formaba parte de esta sombría banda. Aunque cualquier cosa que pueda mostrarse en ella es poca para demostrar realmente la realidad que se vivía dentro de la banda.

Mayhem parecía un rompecabezas que nadie podía armar con un grupo de seguidores que, a pesar de no encontrarle forma, le gustaba lo que veían en cada una de sus presentaciones.

El suicidio y su enardecimiento a través de las fotografías tomadas por Euronymous demostraban que afuera había gente que no se horrorizaba con lo que veía, sentimiento que no compartió el bajista Necrobutcher al ver al guitarrista deleitado con un cráneo destrozado regado de sangre mientras tomaba fotografías.

Algunos afirman que inclusive Euronymous tomó pedazos del cerebro del vocalista Dead y los cocinó para luego comérselos.  Asimismo, hizo un collar con trozos del cráneo  y lo colgó en su cuello a modo de tributo.

Euronymous siempre afirmó que era inevitable que sucediera lo del suicidio de Dead, pues era aquello lo que siempre había querido y sumado a sus ansias de morir se encontraba la desilusión de ver cómo el black metal decaía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable datos: Agustín Ruiz | Derechos: Acceder, rectificar, portar, suprimir, limitar y al olvido de toda tu información | Finalidad: Moderar comentarios | Destinatario: No se comunicarán tus datos a persona u organización alguna | Conservación: Hasta que el interesado solicite la supresión | Legitimación: Tu consentimiento. +info.