propiedades de la madera

Las propiedades de la madera y sus características

Las propiedades de la madera son numerosas y no solo afectan al mundo de la construcción, sino también a otros muchos campos, como por ejemplo la fabricación de instrumentos musicales.

De hecho, la madera siempre ha estado presente en la vida cotidiana del ser humano y su utilidad se ha visto plasmada en innumerables aplicaciones, que han permitido el desarrollo de la sociedad.

Por ello, en esta entrada te mostraremos las numerosas propiedades de la madera, así como sus características y usos más comunes.

¿Qué es la madera?

La madera es un material de origen vegetal que se extrae del interior de los troncos de los árboles, por lo tanto es considerado un recurso renovable, abundante y relativamente económico.

Las propiedades de la madera hacen que sea utilizada para numerosos propósitos, como por ejemplo en la la fabricación de muebles, para elaborar productos derivados como el papel y el cartón, o incluso como combustible.

bosque con árboles de madera

Propiedades de la madera

La madera tiene gran variedad de propiedades físicas y mecánicas que le proporcionan diferentes características y la convierten en un excelente material.

Tales características dependerán del tipo de árbol del cual se extrajo. A continuación mencionaremos las propiedades de la madera más importantes:

Propiedades físicas de la madera

La Densidad

La densidad es la propiedad que mide la relación entre cantidad de masa de una sustancia y el volumen que ocupa.

En este sentido mientras más juntas se encuentren las capas celulares de la madera mayor será su densidad.

Por otro lado, cuando la madera está húmeda su densidad es mayor que cuando está seca, por esta razón, esta propiedad tiende a ser medida cuando la humedad está en el orden del 12%.

Generalmente la densidad de la madera es inferior a la del agua y esta es una de las razones por la cual puede flotar.

La Dureza

La dureza en la madera es la capacidad que  tiene de oponerse a sufrir alteraciones físicas, como por ejemplo, el rayado, la penetración y el desgaste.

En general, las maderas pueden dividirse según esta propiedad en duras, blandas y semiduras, dependiendo del tiempo de crecimiento del árbol y de la cantidad de humedad del mismo.

La Anisotropía

La anisotropía es la única de las propiedades de la madera que le permiten variar sus cualidades en función de la dirección de la materia.

En este sentido, podemos afirmar que la madera cambia en función del eje bajo el cual está siendo examinada, ya sea tangencial, radial o axial.

La Flexibilidad

La flexibilidad es la capacidad que tiene la madera de deformarse y regresar a su estado original sin romperse o quebrarse.

Por lo general, mientras más joven y húmeda se encuentre la madera mayor será su flexibilidad. Esto hace que sea una de las propiedades de la madera más importantes en diversos campos.

La Higroscopicidad

La higroscopicidad es la propiedad que mide la capacidad que tiene la madera de absorber la humedad de la atmósfera.

Como todo material, mientras más agua absorba más se expandirá, y si por el contrario pierde humedad, la madera tenderá a reducir su tamaño y peso.

La Hendibilidad

Otra de las propiedades de la madera es la hendibilidad, entendida como la capacidad que tiene de romperse o separarse a lo largo de sus fibras o eje axial bajo la acción de un esfuerzo tangencial.

Una característica muy conveniente cuando cortamos los troncos para hacer leña, sin embargo resulta perjudicial en algunos casos, como por ejemplo, cuando insertamos un clavo en ella.

La Estabilidad

La estabilidad es la propiedad que tiene la madera de mantener sus características por un largo periodo de tiempo bajo condiciones ambientales adecuadas

En este sentido, podemos afirmar que una madera es estable cuando la misma no cambia su forma con las variaciones de temperatura y humedad.

El Color y el Olor

La madera es utilizada en gran medida por sus características visuales y estéticas, sus colores varían entre especies de árbol y se ve influenciado además por la humedad, la exposición al sol y a los agentes ambientales.

Por otro lado su olor característico es producido por los elementos químicos acumulados en su interior durante su crecimiento.

La Combustibilidad

La combustibilidad es la capacidad de la madera de incendiarse, o hacer combustión con facilidad, bajo la presencia del fuego.

Es una de las propiedades de la madera más importantes a la hora de construir casas y donde siempre se debe tratar con elementos que retrasen su proceso de combustión.

La Biodegradabilidad

La  madera al igual que todos los compuestos orgánicos es biodegradable, es decir, que tienen la capacidad de modificar sus propiedades originales y desintegrarse con el tiempo al ser expuestas a los elementos físicos, químicos y biológicos del medio ambiente.

La Conductividad Eléctrica

La conductividad eléctrica es la capacidad que tiene un determinado material de permitir el paso de la electricidad a través de él.

En el caso de la madera su conductividad eléctrica es muy baja por lo que resulta muy útil para aislar objetos de los riesgos que pueda ocasionar la electricidad.

La Conductividad Térmica

La conductividad térmica es la capacidad que tiene un determinado material de conducir o transmitir el calor.

En el caso de la madera podemos afirmar que su conductividad térmica es baja debido a su alta porosidad.

La Conductividad Acústica

La conductividad acústica es la propiedad que mide la capacidad que tiene el sonido de viajar a través de los objetos.

En el caso de la madera esa capacidad es bastante baja, por esta razón es muy utilizada como aislante acústico.

Propiedades mecánicas de la madera

La Resistencia

La resistencia en la madera es la capacidad que esta tiene de soportar las diferentes cargas y esfuerzos a la que se encuentra sometida.

En este caso es importante distinguir los distintos tipos de resistencia como lo son la compresión, la tracción y la resistencia al corte.

La Compresión

La compresión en la madera es la capacidad que  tiene de soportar la aplicación de fuerzas externas que tiendan a comprimirla, sin romperla o deformarla de forma significativa.

La Tracción

La tracción en la madera puede definirse como la propiedad que tiene de oponerse a la acción de fuerzas de estiramiento o tracción a lo largo de su eje axial o longitudinal.

En este sentido, podemos afirmar que la capacidad de tensión es muy superior a la resistencia al corte.

La Resistencia al Corte

La resistencia al corte se define como la capacidad que tiene la madera de oponerse a la acción de una fuerza a lo largo de su eje axial o tangencial.

En este caso, la resistencia al corte es mucho mayor en plano tangencial y menor en el plano axial o a lo largo de sus fibras naturales.

La Elasticidad

La elasticidad es la propiedad que tiene la madera de alterar su forma y regresar a su estado original sin causar daños en su estructura.

Esta cualidad es muy útil para la construcción, ya que permite que el material se adapte a los cambios ocasionados por la temperatura y por la aplicación de esfuerzos.

El Pandeo o Flexión

El pandeo en la madera ocurre cuando la misma se deforma bajo la aplicación de fuerzas en el eje tangencial o perpendicular al plano de sus fibras, produciéndose una curva o flexión en su estructura.

La Fatiga

La fatiga es el punto máximo que puede soportar la madera antes de romperse cuando se ve sometida a una fuerza en particular.

¿Cómo está compuesta la madera?

La madera está conformada básicamente por celulosa y lignina quienes al combinarse forman unas estructuras que le otorgan rigidez y dureza.

Adicionalmente, contiene otros elementos en menor proporción, tales como celulosa, resinas, azúcares, grasas, almidón, taninos, ceras, entre otros.

En cuanto a su composición química, los principales elementos que destacan en su formación son carbono, oxígeno, hidrógeno y nitrógeno.

troncos de madera

Estructura de la madera

Cuando realizamos un corte transversal en un árbol, podemos observar una serie de estructuras bien diferenciadas entre sí, que nos permiten distinguir como está estructurada la madera.

Lo primero que observamos es la “corteza”, una capa impermeable que protege al árbol de los agentes externos.

Luego nos encontramos con el “cambium”, que básicamente funciona como la unión entre la corteza y la siguiente capa.

Seguidamente observamos la “albura”, que es la parte más joven de la madera y es por donde circulan los nutrientes del árbol y a continuación el “duramen” que es la madera más dura y resistente.

Finalmente la “médula” que viene siendo la parte central del árbol que por lo general es muy poco resistente.

Tipos de madera

La madera la podemos clasificar según su origen como madera “natural” y madera “artificial”. La primera es aquella que sale directamente de hacer un corte sobre el árbol, mientras que la artificial es la que resulta al procesar y aglomerar láminas o virutas de madera para formar elementos como el contrachapado, laminados, aglomerados y tableros de fibra.

Por otro lado la madera natural puede ser subdividida en madera “dura” y “blanda”. La primera proviene de árboles que tienen un lento crecimiento tales como el roble, nogal, cerezo, olivo, haya y el ébano, mientras que la madera “blanda” se obtiene de árboles cuyo crecimiento es más rápido, como pueden ser pino, abeto, balsa, álamo y sauce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *