Margarita Manso, una historia de poemas, pinturas y guerra | Proyecto Ambulante
poemas de margarita manso

Margarita Manso, una historia de poemas, pinturas y guerra

Margarita Manso es una de esas mujeres que ha pasado por la historia sin dejar la huella que le corresponde por su labor artística.

Cuando piensas en los máximos exponentes de la pintura, la literatura y demás movimientos artísticos españoles nombres, como: Salvador Dalí, Federico García Lorca y otros muchos suenan en tu cabeza.

Sin embargo, parece que la historia hubiera puesto un manto invisible sobre figuras como: Maruja Mallo, Rosario de Velasco, Marga Gil Roësset, Margarita Manso y otras muchas mujeres que fueron musas, creadoras y artistas.

Hoy descubriremos la vida de una de las “sin sombreros” que inspiró corazones, pasiones y que cruelmente fue obligada a desaparecer en la historia. Hablamos de la hermosa y moderna Margarita Manso.

Margarita Manso: nacimiento, infancia y lazos familiares

Margarita Manso es apena conocida por ser la musa de un poema de Federico García Lorca, pero esta dama nacida el 24 de noviembre de 1908 fue una parte brillante y esencial de una generación de artistas españoles, llamada la generación del 27.

Desde muy pequeña la vida de Margarita Manso fue tocada por la desgracia, ya que su padre Luis Manso López muere cuando apenas es una niña, siendo uno de los eventos que marcará su vida para siempre.

margarita manso
Margarita Manso

Su padre poco tenía que ver con el mundo del arte, pero su madre Carmen Robledo tenía una vena artística y de ella heredaría su carácter independiente.

Esta madre viuda en vez de hacer lo que todo el mundo esperaba de ella; contraer nuevamente nupcias y dejar que otro hombre se encargará de Margarita y sus otras dos hijas decide explotar su talento como modista.

Curiosamente alrededor de la madre de Margarita Manso se centra una historia no confirmada. Se cree que al morir su esposo esta viaja a París y empieza a trabajar en un taller de Coco Chanel.

De lo anterior no hay registro, ya que Carmen Robledo junto a Margarita Manso y sus dos hermanas desaparecen de la historia hasta el año 1917, cuando son censadas en Madrid.

A partir de esta fecha la madre de Margarita empieza a ejercer de modista en su propia boutique, llamada Carmen Robledo Alta Costura, un negocio bien aceptado que introdujo con éxito la moda parisina en la capital española.

Carmen Robledo fue todo un ejemplo de mujer independiente y autónoma que ayudaría a la artista a forjar su carácter y buen gusto por la moda.

La juventud de Margarita Manso entre poemas, pinturas y rebeldía

A Margarita Manso se le conoce por su gran amistad con Federico García Lorca, las tres palabras que irían bajo el poema Muerto de amor: a Margarita Manso, la definirían como musa.

No obstante, esta mujer tendría méritos propios como artista, pensadora, idealista y rebelde, siendo una de las mujeres que cambiaron los estereotipos de una época y se atrevieron a quitarse el sombrero para que las ideas volasen.

En el año 1923 empieza a estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde se hace íntima amiga de Maruja Mallo y Salvador Dalí, quienes la presentan a Federico García Lorca.

Allí mismo conoce el amor por primera vez, gracias a Alfonso Ponce de León, quien sería su esposo por un breve lapso de tiempo. En estos años de juventud protagonizará varias anécdotas, las cuales poco a poco dan una pista de su carácter independiente, liberal y soñador.

La reina del Saba

Maruja Mallo
Maruja Mallo

Margarita Manso, Maruja Mallo y Salvador Dalí serian recordados siempre en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, sobre todo por las ocurrencias de este último.

Dalí disfrutaba de tomar las manos de Manso y Mallo por todo el patio de la institución y correr a toda velocidad, las hacía caer y luego las levantaba al tiempo que les decía: “Tu eres la reina del Saba” a Margarita y a Maruja “Tu eres una mezcla entre marisco y ángel”…

Los mejores años de la vida de Margarita Manso fueron en compañía de Dalí, Mallo y un sinfín de artistas llenos de sueños con los que compartiría sus años de moza.

Todos lo que conocían a Margarita estaban fascinados: bella, enigmática, moderna, divertida, encantadora y adorable eran las palabras para describirla. Era sin duda alguna una luz brillante que fue apagada entre la república, la guerra y la dictadura…

Margarita Manso la sin sombrero

Durante la década de los años 20, en España era escandaloso andar sin sombrero, se tomaba como un acto de rebeldía, sobre todo si lo hacían las mujeres.

Básicamente para muchos significaba la emancipación de la mujer, la liberación de todas las ataduras morales por las que eran subyugadas; al exclusivo y único papel que se les atribuía: el de madre y esposa.

El contexto anterior es importante, debido a que Manso en compañía de Mallo, Lorca y Dalí un día osan quitarse el sombrero al atravesar la Puerta del Sol.

Dicho acto les valió a los amigos una lluvia de piedras y múltiples insultos. Sin embargo, esta era una acción justificada, ya que en palabras de la misma Maruja Mallo, con el sombrero puesto sentían las ideas congestionadas.

Hoy en día este pequeño acto transgresor les daría a las mujeres de dicha época un nombre: las sin sombreros; idealistas, artistas que fueron enterradas en la historia, pero que poco a poco gracias a relatos, datos, obras y escritos han empezado a circular en los libros de historia como: el movimiento artístico femenino que quiso eliminar la guerra y la dictadura.

De cuando Margarita fue hombre

Otra anécdota que gira en torno a la chica rebelde y osada es, cuando visitaron el Monasterio de Santo Domingo de Silos en Burgos.

Manso junto a Mallo, Lorca y Rafael Alberti intentaron entrar al monasterio, pero le fue denegada la entrada; ya que los monjes no permitían la presencia de mujeres en el recinto.

No obstante, a Manso y Mallo era imposible detenerlas, así que improvisaron un atuendo masculino con ayuda de las chaquetas de sus compañeros, escondieron su cabello bajo una gorra y entraron.

Más tarde Maruja Mallo en una entrevista diría “Debió ser la primera vez que unos travestido al revés entraron en Santo Domingo de Silos”.

Amores y poemas de Margarita Manso

La primera aparición de Margarita en los libros de historia se debe a su controvertido romance con el poeta Federico García Lorca. El poeta le dedica a la mujer un poema: Muerto de amor, que aparece en el Romancero Gitano.

Federico García Lorca
Federico García Lorca

Pese a lo anterior, este sería un amorío fugaz, pero importante porque es bien sabido que Federico García Lorca era homosexual. Es Salvador Dalí quien cuenta lo que ocurrió para un reportaje en 1986.

Según el afamado pintor, Lorca quería intimar con él, pero simplemente Dalí no era capaz de satisfacerlo, por lo que Margarita se presta para un juego erótico entre el pintor y el poeta, llegando a mantener relaciones sexuales con Lorca bajo la mirada de Dalí. Se cree que era la primera mujer con la que intimaba el poeta y la tenía en muy alta estima.

Asimismo, para los involucrados fue un acto de amor, tanto que durante la intimidad Lorca toma las manos de Manso y le recita dos versos del poema: Thamar y Amnón, los cuales dicen: “… y en las yemas de tus dedos… rumor de rosa encerrada”

Margarita marcaria la vida del poeta, porque no sólo se hace referencia a la mujer en la dedicatoria de Lorca, además en el poema Remansos el poeta se pregunta: “Margarita, ¿Quién soy yo?”.

La artista también tenía un gran afecto y admiración a Lorca, por lo que su muerte años más tarde sería un duro golpe para ella.

No obstante, este sería un fugaz romance; ya que el corazón de Margarita sería robado por el pintor Alfonso Ponce de León, con quien iniciaría su noviazgo en el año 1927, posteriormente se casarían en el año 1933.

Alfonso Ponce de León también halló inspiración en la hermosa mujer, ella sería la musa para muchas de sus pinturas.

Sin embargo, la vida de Margarita Manso estaría marcada por la desgracia, en el año 1936 el amor de su vida es arrebatado ante sus propios ojos.

El pintor vanguardista es llevado por radicales y días después aparece muerto. La tragedia enluta a la familia Ponce de León repetitivamente; ya que el padre y dos hermanos de Alfonso también serían asesinados.

Como dato curioso, meses antes de su asesinato, Alfonso Ponce de León pinta un autorretrato llamado: “El Accidente”. Sin duda alguna, una premonición de su inminente muerte.

Una parte de Margarita muere con el pintor y huye con destino a Italia, donde reside algunos años junto a su hermana menor.

En el año 1937 vuelve a España y se dedica a diseñar e ilustrar carteles para obras de teatro y también decorados, de estas piezas no quedan registro.

El ocaso de su vida

Años después por insistencia de su madre, quien la veía muy triste desde la muerte de Alfonso es animada a contraer nupcias nuevamente.

En el año 1940 se casa con el doctor Enrique Conde Gargollo y sepulta para siempre su pasado, de la joven brillante, audaz y alegre queda muy poco.

Tras contraer matrimonio por segunda vez, Margarita se somete, por petición de su esposo, a una terapia hormonal para poder tener hijos. La pareja logra tener tres hijos: Enrique, Luis y Margarita.

Así es como renuncia completamente al pasado y se vuelve una mujer triste, llena de recuerdos, que vive en la España descolorida de la dictadura.

Al final de sus días Margarita enferma de cáncer de mama y fallece en el año 1960, con tan sólo 51 años… Sus hijos nada sabían de la vida de su madre, para ellos siempre fue la esposa de Don Enrique.

Nunca conocieron a la mujer de profundos ojos negros, cubierta con un halo de misterio, audaz, transgresora de fácil sonrisa, nadie les habló de la musa del gran Lorca… Pero antes de dormir, la mujer les recitaba los poemas de su íntimo amigo y se trasladaba a tiempos mejores…

A pesar de que el cáncer fue el que se la llevó, familiares decían que a Margarita la mató la tristeza un día oscuro, el 20 de septiembre del año 1936…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable datos: Agustín Ruiz | Derechos: Acceder, rectificar, portar, suprimir, limitar y al olvido de toda tu información | Finalidad: Moderar comentarios | Destinatario: No se comunicarán tus datos a persona u organización alguna | Conservación: Hasta que el interesado solicite la supresión | Legitimación: Tu consentimiento. +info.