Proyecto Ambulante

Login

SEGUNDO COMUNICADO de ASARO

Valora este artículo
(3 votos)

Nos envían al correo el siguiente comunicado, el cuál publicamos de manera integra para las y los usuarios de este medio

Un comunicado de ASARO respondiendo a otros comunicados publicados en Proyecto Ambulante

Al pueblo en general,
A la comunidad artística en resistencia,
A nuestros amigos y amigas, 
A las personas que se han acercado a mostrar su apoyo y comprensión en los últimos días,
A las organizaciones hermanas, campesinas, obreras estudiantiles civiles etc:

Ante la campaña de desprestigio que se inició hace semanas y que ha continuado en contra de varios colectivos de artistas, más en concreto del Colectivo ASARO, y en respuesta al último comunicado emitido por varias organizaciones firmantes, queremos manifestar lo siguiente:

Primero, el Colectivo ASARO reitera su firme condena a la violencia contra las mujeres, de cualquier forma que sea, y su posición de respeto del derecho al debido proceso y la presunción de inocencia del artista César Chávez ante los tribunales. 

Segundo, el día 5 de agosto, el artista César Chávez propuso al Colectivo abandonar temporalmente ASARO, y con ello sus derechos y obligaciones como integrante, y en Asamblea con todos los miembros del colectivo, se decidió que a la espera de lo que se resuelva judicialmente y debido a la naturaleza de la denuncia, era lo más oportuno. Esto lo declaramos públicamente en respuesta a todas las personas que están juzgándonos con total desconocimiento de nuestros procesos internos y haciendo un llamado a revisar nuestro código ético. Nosotros hacemos el mismo llamado, porque aunque hayan ejercido con todo derecho su libertad de expresión, a nivel ético, su falta de rigor y sus estrategias, dejan mucho que desear. 

Aunque los miembros del Colectivo ASARO respetamos el derecho a la denuncia pública de las personas y organizaciones, pensamos que en este caso, su “legítima acción directa” se ha realizado de manera violenta, injusta, desproporcionada y en ocasiones irracional. No somos ni violadores, ni encubridores, ni en ningún momento ninguna persona que forma parte del Colectivo ha “amenazado, humillado, menospreciado o agredido a ninguna mujer”, o persona relacionada con el proceso. 

Tercero, denunciamos la persistencia del hostigamiento y la difamación cometida contra el Colectivo en los últimos días en la ciudad de Oaxaca, donde se han grafiteado las caras de algunos de sus miembros acompañadas de difamaciones. Así mismo, varias personas han venido a nuestros talleres y tiendas a insultarnos, y los juicios morales en las redes sociales no han cesado. La soberbia moral con la que algunas personas se atreven a juzgarnos, sin tener toda la información es indignante, lamentamos que para algunas organizaciones el fin justifique los medios, cualquiera que éstos sean, y se presten a este golpeteo con fines políticos hacia ASARO.

Nos sorprende y entristece que ciertas organizaciones y personas colaboradoras de ASARO y otros colectivos, se hayan sumado al ataque, sin cuestionar el contenido de los comunicados y sin darnos la oportunidad de compartir nuestra opinión y experiencia. Conociendo bien todas las versiones, quizá se hubieran conseguido posiciones más moderadas y un debate más realista y constructivo, si de verdad es de lo que se trata. 

Queremos declarar que la organización Consorcio en varias ocasiones se acercó a nosotros preguntando nuestra postura frente al proceso y solicitando no politizar el juicio hasta que se emitiera una sentencia. Así accedimos, manifestando que no íbamos a apoyar públicamente al compañero César, que íbamos a respetar el trabajo de coadyuvancia, y que aceptaríamos lo que determinara el proceso judicial. Lamentamos que esto no se haya respetado por la otra parte, cuya estrategia ha sido politizar el caso frente a la falta de pruebas y lanzar una campaña de provocación. Consideramos que éstas no son las mejores condiciones para “abordar el tema con seriedad”, tal y como se solicita en el último comunicado.

En ASARO somos conscientes de que el sistema de justicia en todo México promueve la impunidad y es discriminatorio contra la mujer. Pero si la justificación de su denuncia pública es precisamente visibilizar el sistema patriarcal y transformar “unas instituciones permeadas por esquemas y dinámicas machistas”, la presión debería ir encaminada también a exigir al Estado un sistema de justicia igualitario, y no sólo a quemar en la hoguera a aquellas personas amigas y colaboradoras de César Chávez, por el sólo hecho de serlo; o a guillotinarlo a él sin un juicio previo y con total irrespeto a la presunción de inocencia y el debido proceso, que si bien son un deber para el Estado, debería ser el límite ético de las organizaciones de derechos humanos en las acciones de denuncia contra presuntos responsables.

ASARO: ¡¡ARTE DEL PUEBLO ,PAL PUEBLO.¡¡

twn Are you sure that you want to switch to desktop version?