Proyecto Ambulante

Login

¿Por qué siguen las detenciones políticas en Oaxaca? Caso David Venegas, el Alebrije

Valora este artículo
(0 votos)

Fuente: Centro de Medios Libres

31 de marzo de 2013.- Hace un tiempo, un señor de horca y cuchillo gobernó Oaxaca, Ulises Ruiz se llamaba, acusado de crímenes de lesa humanidad cometidos contra el movimiento de profesores y profesoras, y contra el pueblo oaxaqueño que se solidarizó con estos.

Ese señor realizó innumerables detenciones de activistas políticos, miembros de colectivos, organizaciones y comunidades que se levantaron contra sus crímenes de lesa humanidad. Sin embargo tras su partida han continuado las detenciones políticas. ¿Por qué? Si quien gobierna incluso es de otro partido político. Si quien hoy gobierna ha mantenido como eslogan ser el gobierno del cambio.

El señor que hoy gobierna, Gabino Cué se llama. De la misma forma tolera a grupos de pistoleros que golpean a pobladores que resisten contra los megaproyectos eólicos en el Istmo de Tehuantepec. Durante su mandato ya han sido asesinadas personas que se oponen a los proyectos mineros sin consulta a las comunidades.

La detención de David Venegas, "El Alebrije", el 28 de marzo pasado, y Feliciano Efrén Hernández Pablo es un botón de muestra de cómo continúan dándose los procesos de represión política en Oaxaca.

David Venegas, conocido popularmente como “El Alebrije”, es un anarquista, activista político, adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, conocido por haber participado en el colectivo Voces Oaxaqueñas Construyendo Autonomía y Libertad (VOCAL), que tuvo como sede la CASOTA, en el centro histórico de la Ciudad de Oaxaca.

Pero David Venegas también es conocido no sólo por ser un anarquista organizado, sino también por sumarse solidariamente a las luchas de otros y otras que resisten contra la represión del estado. Recordamos como participó en el movimiento popular de Oaxaca en 2006-2007. Cómo participó el 27 de abril de 2010 en la caravana humanitaria que partía a San Juan Copala y que fue atacada por paramilitares en la zona triqui, cómo estuvo desaparecido tras ese ataque, donde fueron asesinados por paramilitares Bety Cariño y Jyri Jaakola. Recordamos su apoyo incondicional al campamento de desplazadas y desplazados triquis. El último año, mientras muchas viejas guardias sectarias se opusieron al estudiantil movimiento #YoSoy132 David Venegas también se manifestó solidario con dicho movimiento. Los últimos meses se ha sumado a la solidaridad contra la imposición de campos eólicos en el Istmo de Tehuantepec, que pretenden imponerse contra la voluntad de las comunidades y sin una consulta previa, oportuna e informada.

Hay medios que titulan la detención de David Venegas: “AEI detiene a peligroso sujeto acusado de asalto y robo”. Incluso reporteros bien informados como Pedro Matías de Proceso parecen olvidar que las detenciones previas de David Venegas siempre fueron por razones políticas, lo que en cada ocasión obligó a su liberación sin cargos, así Pedro Matías, limpia las causas políticas de dichas detenciones, y muy “neutralmente” ennumera “ya había sido detenido en otras ocasiones por la comisión de varios delitos, entre ellos portación y posesión de cocaína, el pasado 13 de abril de 2007.”

Pero hay quienes recordamos. Recordamos por ejemplo que el 13 de abril de 2007 David Venegas fue detenido desaparecido, recordamos que en el lugar de su detención se tomaron fotos absolutamente trucadas tras darle una golpiza, que en las fotos se le ponía una hoja con un cerrito de cocaina frente a la cara, que su cara estaba hinchada de tantos golpes. Que tras esas fotos fue presentado en un ministerio público. Recordamos que las fotos trucadas fueron analizadas al detalle en los medios libres mostrando la manera en que fue realizado el montaje y la tortura a la que había sido sometido David Venegas. Recordamos que al final fue liberado sin cargos. ¿Cómo es que el reportero de Proceso Pedro Matías no recuerda todo esto? ¿Cómo es que los demás medios comerciales tampoco se acuerdan?

Lo cierto es que no sólo las formas de represión se mantienen sin cambios entre los gobiernos de Ulises Ruiz y Gabino Cué, sino todas las estructuras del sistema, por ejemplo los ministerios públicos. ¿Quién no recuerda las masivas detenciones de noviembre de 2006, cuando la población insurrecta contra Ulises Ruiz era subida a helicópteros y enviada a un penal en Nayarit a miles de kilómetros de distancia? Los ministerios públicos tenían preparadas mochilas para cada detenido y detenida, la mochila llevaba un kit idéntico: 2 bombas molotov tamaño caguama, vinagre, estopa, máscara antigases, una sudadera negra, un paliacate, etc.

Así, al más viejo estilo esta vez David Venegas y Feliciano Efrén Hernández Pablo, hoy son detenidos y acusados de robo a taxista, a continuación les es cumplimentada ya en el penal otra orden de aprehensión de una acusación de un grupo priísta.

Apenas en enero de 2012 David Venegas era detenido por órdenes directas “de arriba”, cuando se realizaba la enésima caravana en la que las desplazadas y los desplazados de San Juan Copala intentaban retornar a su comunidad sitiada por paramilitares coludidos también con el nuevo gobierno. El gobernador en persona salió a declarar a todos los medios que David Venegas era “un instigador”. La persecución contra David Venegas y otros luchadores sociales no cesó con el nuevo gobierno de Gabino Cué.

En Oaxaca, en el gobierno del cambio nada cambió, o cambió para seguir igual. Las detenciones de activistas políticos continúan, con cargos montados, con ministerios públicos y jueces a modo. Detenciones por consigna, para desmovilizar y acallar.

La detención de David Venegas y Feliciano Efrén Hernández Pablo se da mientras se espera la visita de Peña Nieto los próximos días a Oaxaca.

En Oaxaca se van articulando acciones por la libertad de David Venegas y Feliciano Efrén Hernández Pablo, nacional e internacionalmente hay una campaña cibernéticas para publicar fotos solidarias.

Jehú Pi

Siempre Combativo

twn Are you sure that you want to switch to desktop version?