Proyecto Ambulante

Login

Esta sociedad de basura

Valora este artículo
(7 votos)
sociedad de basura sociedad de basura



"Los jóvenes de todo el mundo han sido autorizados a elegir entre el amor y una unidad recogida de basuras. En todo el mundo han elegido la unidad recogida de basuras."

 

- Guy Debord



 

De niño, creía que si “des-hacías” las cosas, cualquier cosa, como una silla de madera, por ejemplo, ibas a obtener los materiales de lo que estaba hecha esa cosa, en este caso, madera. Al ver las casas y edificios derrumbados, solo veía escombros y basura, y le preguntaba a cualquier adulto de confianza ¿Las casas están hechas de escombro? Solamente la inocencia de un niño puede llegar a esos pensamientos. Con el escombro es imposible construir cualquier cosa, tal vez, salvo una: las barricadas. Y en realidad, todo producto de la sociedad moderna es irreversible: si lo deshaces, simplemente se convierte en desechos, en basura. Dicen que todas las cosas están hechas para acabarse, y normalmente nadie pone en duda tal afirmación. Creo que no es el espacio para discutir con la ciencia y la filosofía si es que lo eterno existe o no, pero sí para problematizar un poco las verdades que se asumen como absolutas sin ningún problema. ¿A dónde van las cosas cuándo se acaban? ¿Al basurero o al ciclo natural? ¿La basura que se acumula en el basurero también se acabará y desaparecerá? ¿El ciclo natural jamás se detendrá?

 

 

El planeta tierra, durante su relativamente “corta” vida de miles de millones de años, ha experimentado en numerosas ocasiones, la extinción masiva de las formas de vida dominantes. Los cadáveres de todos estos seres vivos, duraron otros millones de años en descomposición, hasta que la muerte de animales y plantas dio lugar a un líquido negro conocido como “petróleo”, el “combustible fósil” por excelencia, que alimenta la producción capitalista actual, y cuya explotación por parte del ser humano, podría causar nuevamente una extinción masiva de especies, en la que los humanos encabezarían la lista. Esta muerte negra (u “oro” negro) es capaz de tomar cualquier forma, después de pasar por complejos procesos industriales y químicos que lo convierten en plástico, la “materia prima” del mundo artificial de muerte que han construido los seres humanos dominados por el capitalismo. El suelo de las ciudades está cubierto por una doble capa de muerte, cemento y basura. El cielo de las ciudades cubierto por los desechos gaseosos de los combustibles fósiles, que ocultan las estrellas. En el océano pacífico se ha formado una gigantesca isla de basura plástica. Pareciera que las mentes y corazones de los humanos también fueron recubiertos de mierda plástica y basura.

La sociedad capitalista ha logrado llevar la basura a todos lados, pues prácticamente toda mercancíase convierte y/o trae consigo basura que se expande hacia todos y desborda los basureros. Todos los días, miles de trabajadores mueven toneladas y toneladas de basura por kilómetros, de bolsas, de empaques, plásticos, botellas, latas, desechables, todo desechable. Basura, es todo aquello que ya no tiene ninguna utilidad y pareciera que los principales productos de está sociedad, son la basura, y la “vergüenza” (o miedo) que ocasiona producir principalmente basura, y que obliga a los ricos y poderosos a buscar maneras de esconder toda esta basura. Ésta se acumula por todas partes, es enterrada, quemada, almacenada y hasta reciclada, pero nada evita que la basura siga creciendo en proporciones apocalípticas, y amenazando con convertir al planeta en un basurero. ¿Reducir? Reducir el consumo para seguir consumiendo, reducir el desperdicio para seguir desperdiciando, “capitalismo light”. ¿Reciclar? Es volver a empezar un ciclo. Y así reciclan una y otra vez esta sociedad caduca de basura, pero todo sigue igual. Los procesos industriales del reciclaje están en manos de los mismos ricos y poderosos que producen industrialmente basura ¿Bonito negocio, no? El capitalismo verde no existe.

En el capitalismo, todo está hecho para ser desechado, y cada vez se perfecciona más la técnica de hacer que las cosas se apresuren por sí mismas a dejar de servir, lo que se ha denominado como “obsolecencia programada”.Lo que no fue hecho por el capitalismo, ni se supone que debe convertirse en basura, como la naturaleza, los seres humanos y los valores espirituales e ideales es desechado o convertido en desechos de todas formas, a través de técnicas cada vez más modernas de destrucción y “producción”. Esta sociedad capitalista, se basa en el robo y la explotación del trabajo y el esfuerzo de todos, que son convertidos, junto con la tierra, el agua, los árboles, todo, absolutamente todo, en mercancías, para acumular dinero, sin ningún tipo de límite o traba. Este “ciclo” falso de las mercancías, empuja frenéticamente a producir y producir cosas “nuevas”, “de moda”, “de novedad”, que corren después de ser vendidas y consumidas, con igual frenesí, al basurero, para que en los estantes haya espacio, para que los camiones de carga sigan abasteciendo de mercancías, para que en la fábrica se pueda seguir fabricando, y en los pozos petroleros, se pueda seguir explotando... y así repetir hasta el infinito, o más bien, hasta que la naturaleza y los seres humanos se hayan agotado y mueran.

 

En esta forma de suciedad, mientras que por un lado, el trabajo de millones de familias campesinas, de trabajadores, de comerciantes, termina en la basura para enriquecer a unos cuantos, y el pueblo de abajo siempre batalla y lucha para sobrevivir día a día, vemos por el otro lado, que tan solo en la ciudad de México, entre 30 y 40 mil toneladas de comida terminan en la basura, proveniente principalmente de las grandes fábricas de distribución como Soriana y Wal-Mart, los restaurantes y hoteles, y las casas y clubes de los ricos y poderosos, que tan solo con esta comida que desperdician, se podría alimentar a la ciudad de México entera, cuya población hace grandes esfuerzos para ganarse la tortilla. Además, los ricos y poderosos que cometen estas y otras muchas barbaridades, que no tienen ningún límite en su ambición y voracidad para seguir acumulando dinero, y que se valen de sus policías y ejércitos para seguir dominando a través de la muerte, nos presentan con todos sus medios (tele, radio, películas, canciones, redes sociales, etcétera, etc.) esta sociedad de basura como la única posible y la mejor que ha existido jamás, en la que serán ellos, los de arriba, los que resuelvan los grandes problemas del planeta a través de los mismos métodos estatales-capitalistas que han ocasionado el desastre.

Piénsalo. Te hacen trabajador y consumir todo el día, todos los días, hacen que “llenes” tu vida y el mundo de mercancías y cosas inútiles, que por su composición química, no van a desaparecer del planeta en cientos y hasta miles de años, en los que seguirán contaminando con su ser de basura la poca vida natural que le queda al planeta. Ellos están dispuestos a eso, a convertir al planeta entero en un gigantesco basurero¿Y tú? ... No queremos eso, no queremos la basura, ni la muerte que nos impone el capitalismo.Queremos la vida, la naturaleza, el trabajo libre de explotación, las relaciones humanas liberadas de toda dominación, una sociedad no capitalista, que en lugar de basarse en el dinero y en la basura, se base en el apoyo mutuo, la solidaridad, el bien común, una sociedad más justa, en armonía con la naturaleza.No queremos el falso ciclo de la mercancía, sino el hermoso ciclo de la vida, que siempre se renueva, como la primavera que llegará, aunque corten todas las flores. Pero no llegará por si sola. La naturaleza no tiene otra consciencia que la de los seres humanos, no puede actuar razonadamente. Los llamados “desastres naturales” son las reacciones que el ciclo de la vida toma para restaurarse, y como lo hemos visto innumerables ocasiones, con inundaciones, sequías, heladas, etcétera, etc: Si lxs seres humanos no dejamos de destruirnos y destruir nuestro planeta, él nos destruirá a nosotrxs.

 

 

Tomemos consciencia y tomemos acción, pues la única salida es a través de la organización y de la lucha revolucionaria que nos lleve a acabar con el capitalismo. Somos los de abajo los que pagamos siempre los costos y sufrimos por la muerte y destrucción que imponen los de arriba. Ellos tienen su poder, basado en el estado y el capital, en los ejércitos, cárceles y policías del mundo entero, así defienden y continúan con la barbarie de esta basura de sociedad. A nosotrxs nos falta nuestra fuerza, nuestro propio poder popular, para hacerles frente. Es necesario empezar ya, aquí y ahora, aunque empecemos siendo dos o tres, y haciendo pequeñas acciones como reutilizar la basura inorgánica, hacer una composta con la basura orgánica, o aunque sea reciclar la basura para ganar algunos centavos, lo que importa es empezar a sentar las bases de nuestra organización, que aporten en lo concreto a brindar alternativas para la población.

 



¡El capitalismo es la basura más venenosa, organícemonos aquí y ahora contra los de arriba!

 

¡Construyamos el poder y la fuerza de los de abajo!

 

Lucio Rivera

Estudiante, joven y militante de la lucha popular. Contrailusiones pretende ser solamente una piedra más en manos del proletariado y los pueblos, contra los cristales del estado-capital.

twn Are you sure that you want to switch to desktop version?