Agresión sobre el colectivo cimarrón y destrucción de la biblioteca Xosé Tarrio González en el Reclusorio Norte.

El día jueves 5 de julio de 2018, los compañeros encarcelados en el reclusorio norte que conforman el proyecto colectivo Cimarrón, que ha promovido el establecimiento de una biblioteca alternativa, nos informaron que dicha biblioteca fue atacada por custodios del rondín, bajo las ordenes de los comandantes Hormigo (encargado de la Subdirección de Seguridad) y Campos, quienes desde el día martes pasado obligaron a los compañeros cortarse el cabello bajo amenaza de ser castigados en el Módulo de Máxima Seguridad de ese Centro (reclusorio norte).

Ante dicha amenaza, los compañeros accedieron a cortarse el cabello, pero posteriormente interpusieron una queja por las actitudes prepotentes del personal de seguridad. Por esta razón, los comandantes antes mencionados los llamaron al área de Gobierno para seguir con las amenazas, esta vez diciendo que si no retiraban la queja serían llevados al Módulo de Máxima Seguridad.

A todo esto siguieron revisiones violentas por parte del rondín a las celdas donde habitan los compañeros, concluyendo con el saqueo y la destrucción de la biblioteca alternativa Xosé Tarrio González y la consignación del compañero Gerardo Ramírez Valenzuela al Dormitorio 1 de castigo bajo pretextos absurdos. Es necesario mencionar también que estas actitudes de hostigamiento llevan meses, pues las autoridades ven ese espacio como un peligro para sus intereses económicos.

Denunciamos el ataque a un recinto cultural en el que los presos pueden expresarse libremente, y cuestionamos la doble moral y la hipocresía de las autoridades penitenciarias, pues mientras por un lado atacan espacios de difusión cultural y artística, criminalizando a quienes se niegan a someterse dócilmente a sus políticas de exterminio y muerte, por otro lado permiten y protegen empresas criminales, de las cuales, sus más altos funcionarios administrativos forman parte.

Por todo esto, hacemos responsables al director del reclusorio, Enrique Serrano Flores, a la encargada del auditorio Mónica Mandujano Rosillo y a los comandantes Hormigo y Campos, por los daños causados a la biblioteca y de la integridad física de los compañeros del colectivo: Luis Lázaro Urgell, Alejandro N, Gerardo Ramírez Valenzuela, y exigimos que a Gerardo se le retire el castigo y sea devuelto a su Dormitorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *